Cultivando el asombro benedictino

Jane Peters Me desperté a la mitad de la noche, como hago la mayoría de las noches aquí, con músculos que se quejaban por las cientos de pacas de heno que cargué en el granero el día previo. Son las 2 ½ a.m. La Hospedería en la abadía de Regina Laudis está oscura y en... Leer más →

Maslacq

Llegamos a la noche, yendo desde Orthez hacia Maslacq, en un carro tirado por una mula que avanzaba lentamente bajo una fina lluvia. ¡Cómo latía mi corazón al entrar al gran castillo oscuro! Afortunadamente, mi hermano mayor estaba ahí conmigo. Esa misma noche, M. Garrone nos dio a todos la bienvenida, y nos recordó que... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑